Reiki no se puede usar, por su efecto negativo, en determinadas situaciones. Todas ellas provienen de su extraordinaria capacidad curativa, que no es conveniente en algunos casos, o por cuestiones de asepsia.

Fractura de un hueso: Aplicar Reiki a un hueso fracturado acelera enormemente la calcificación. Por eso no se puede aplicar directamente sobre la fractura hasta que un profesional médico ha colocado el hueso en su sitio y lo haya inmovilizado para impedir una soldadura inadecuada. Es posible en estos casos practicar Reiki en otras zonas del cuerpo para tratar otras contusiones, el shock…

Amputación de miembro: Por la misma razón, no se puede hacer Reiki sobre la herida, pues acelera la cicatrización y dificulta que se puede injertar posteriormente el miembro otra vez.

Prótesis: No se puede canalizar Reiki sobre una prótesis hasta que han pasado seis meses desde la implantación porque al potenciar el sistema inmune se puede provocar una situación de rechazo.

Órganos transplantados: No se puede aplicar Reiki sobre un órgano transplantado durante el primer año para no provocar un rechazo.

Embarazo: No se puede realizar Reiki sobre una mujer embarazada de menos de tres meses, dado que el feto no se ha consolidado y el cuerpo lo puede, al incrementar su capacidad de defensa y reacción, expulsarlo como algo ajeno. Esto no se aplica a mujeres habituadas a recibir Reiki.

Heridas: Evidentemente no se puede tocar una herida abierta. Hay que hacer Reiki a unos centímetros de distancia. Reiki es eficaz para cortar hemorragias.

Quemaduras: No se puede acercar las manos a una quemadura importante, ya que su mismo calor puede dañar todavía más la piel. Se aplica Reiki a bastante distancia o mediante el aliento (inspirando y exhalando Reiki sobre la quemadura con un soplido suave y fresco).

Contraindicaciones relativas

En estos casos se puede canalizar Reiki pero hay que tener alguna precaución especial.

Cardiopatías o marcapasos: Nunca realizar Reiki sobre el corazón, sólo alrededor y, en algunos casos, por la espalda.

Diabetes: El alisado de aura se hace de abajo arriba para evitar una subida de azúcar.

Psicopatías: Dado que nos podemos encontrar crisis de sanación muy graves, incluso crisis violentas durante el tratamiento, estos pacientes se tienen que tratar con supervisión médica (psicólogo o psiquiatra) y empezando con aplicaciones en zonas periféricas y cortas.

Anuncios